Señales Machistas

Nada nuevo aquí. Ya sé que es un tema muy manido, pero hace poco he sido testigo de una “anécdota” relacionada con el tema. Siempre he dicho que las cosas no han cambiado tanto con respecto a lo que se piensa y de dice de la mujer en general y su papel en la sociedad. Este rollo de que las cosas no son como antes, que la mujer es igual que el hombre… pamplinas. Podría entrar en temas profundos sobre diferencias salariales, posibilidad de acceder a puestos directivos y demás, pero no es necesario irse tan lejos para darse cuenta de que seguimos viviendo en una sociedad machista. Ea, ya lo he dicho, moleste a quien le moleste.

“Mujer tenías que ser”. Cuántas veces lo hemos oído, y las que nos quedan. Hace unos días vi cómo un coche parecía tener problemas para ponerse en marcha cuando se abría su semáforo. Estaba el primero de la fila, y le pasó dos veces, imaginaos la cola que se montó, los pitidos, la gente gritando (llegarían tarde a ver a su familia, o peor aún, a ver el partido de fútbol de turno, que drama…). Con suerte vi que el coche en cuestión lo conducía un hombre, y que estaba hablando por el móvil. Caca, eso no se hace. Seguí mi camino a lo largo de la larga fila de coches para, con más suerte aún, oír como un conductor, macho cabrío en su totalidad, que seguro que no llegaba a tiempo para coger el mejor sitio del bar para ver el Ponferradina-Numancia, decía: “seguro que es un tía”, al mismo tiempo que salía de su coche, cual príncipe a rescatar a una princesa, para indicarle a la “tía” en cuestión cómo se arranca un coche. “Pues es un chico el que conduce” le espeté, y le puse la cara más condescendiente que te puedas imaginar, ahí, sin clemencia, sin perdón. “Ahhhh”, contestó el príncipe macho cabrío, y se volvió a meter en su coche.

¿Qué pasa que ya no vas a ayudar?, pensé. Claro, un príncipe no puede ayudar a otro, eso es de mariquitas, de flojos, de hombres de la bolsa de la compra (como decía el Fary).

Chicas del mundo, no os engañéis. Las cosas NO han cambiado. Seguimos viviendo en una sociedad en las que se nos ve inútiles al volante, pero perfectas para ser madres (hace poco he escuchado que si estás contenta y feliz, el principal motivo se debe a que estás embarazada Surprised, dicho por una mujer…me voy a callar lo que pienso, de momento).

Este post fue publicado en Mis opiniones. Ir a la entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *