Mi síndrome de Diógenes personal

¿Alguno tenéis un trastero y lo habéis ido llenando de cosas durante 4 años hasta el punto de que solo se pueda abrir la puerta y que para coger una cosa (si tienes la suerte de recordar donde está) tienes que sacar 20 cajas antes? Yo sí. Pero tiene una explicación. Comprarse un piso y no tener muebles o armarios donde guardar las cosas y querer sacar los recuerdos de casa de tus padres, me hizo ir metiéndolo todo en el trastero, sin control ni remilgos.

Pero esto se ha acabado (bueno, estoy en proceso, ahora me toca formatear sin mirar atrás). Un viaje a Ikea, unas estanterías apañadas, y ahora ya puedo incluso hacer abdominales en varias posturas en mi trastero (no que las vaya a hacer, no las hago en casa, menos en ese sitio inhóspito, pero si quisiera, podría, y eso es lo importante).

El momento de meter las estanterías en el trastero, momentazo… Para meter, hay que sacar antes. Y eso hice, con ayuda claro, que aquello se me había ido de las manos hacía unos tres años. Según iban saliendo cajas y bolsas, se iba llenando el pasillo del trastero, hasta tal punto que ya no se podía salir. Que ironía, antes no se podía entrar, y luego no se podía salir. Aquello era un cúmulo de recuerdos, de cosas inservibles (si llevan 4 años en cajas y no las he echado de menos, muy necesarias para la vida no las veo). Entre el ir y venir de cajas, no puede evitar echar un vistazo y abrir alguna. ¿Qué secretos guardarían? Por ejemplo, un conejo de peluche rosa que he jurado y perjurado a mi sobrina que lo había tirado. Me hizo una ilusión verlo que casi lloro. Que contenta se va a poner cuando se lo lleve (a sus padres no les va a hacer tanta gracia, trasto menos para mi, trasto más para ellos).

También di con un cristal roto que en su momento pensé en llevar a un cristalero para que me lo recortara y usarlo para un marco. Whaaat? ¡Que viva mi estupidez! Recuerdo haber tenido el cristal en casa unos meses y haberlo bajado al sótano, (debí de pensar que el hecho de no verlo en casa me ayudaría a recordar el plan que tenía y así llevarlo a cabo con diligencia…) y, obviamente, allí se quedó. Me mola el do it yourself, pero creo que tengo ciertas dificultades para filtrar :O.

Justificantes Educación Física¿Y lo que encontré en una carpeta del Instituto? Unos cuantos justificantes firmados por mi madre excusando mi ausencia en las clases de Educación Física! Que maja mi madre, que firmaba sin rechistar. Año 1990, no me gustaba el chándal que tenía, así que decidí no ponerme esa prenda horripilante. Suspendí gimnasia ese año para Septiembre y tuve que ponerme esa maldita indumentaria del demonio.

Seguiré encontrando recuerdos y viajaré a mi infancia y juventud ya que tengo cajas por revisar (unas cuantas cosas fueron a la basura, como el cristal roto, que he de decir que me vino otra vez el plan a la cabeza, whaaat?). Será entretenido, además, como el sótano tiene aire acondicionado natural (o sea que hace fresquito) podré huir de las tardes de verano sofocantes (las que no vaya a la pisci claro, que tampoco me voy ahora a poner como una loca a colocar). Total, que tengo más o menos los mismos trastos, pero colocados, que parece lo mismo, pero no lo es 😉

Publicado en Momentos de asueto | 1 Comentarios

¿Y esto es arte?

Este fin de semana he estado en Bilbao, mi primera vez en el País Vasco, pero de esto hablaré en otra ocasión. He visitado el Guggenheim, una pasada de museo, nada que ver con lo que había visto hasta el momento, por fuera y por dentro. El entorno muy cuidado, el edificio perfectamente integrado, el paseo por la ría… Muy recomendable. En cuanto a las exposiciones… de esto es de lo que quería hablar. Yo he tenido “la suerte” de ver la exposición de Yoko Ono.

ArtePersonalmente no entendí nada de lo que esta mujer quería trasmitir. A ver, yo no soy una experta en arte, pero si soy lo suficientemente adulta para poder decir qué me gusta y qué no; qué me provoca sensaciones y qué no; qué me pone la carne de gallina y qué no. Y la exposición de Yoko Ono, aunque no me dejó indiferente, no me aportó nada más que confusión. Si esto es arte Toñi Moreno es buena presentadora,

Según paseas por las salas puedes ver desde unas máquinas de esas de chicles de bola en las que Yoko Ono ofrece cápsulas de aire, a 50 cts! Tonta no es. También dice que somos agua (mi libro de Ciencias Sociales y Erase una vez el hombre ya llegaron a esa conclusión) y para demostrarlo coloca recipientes que puedan contener agua habitualmente que a su vez han sido cedidos por famosos, como Jack Nickolson o Andy Warhol. Ya me los imagino hablando entre ellos: “Tú que vas a llevar?” “Yo una botella de agua de plástico vacía” “Oh! Qué gran idea! A todo esto, Yoko Ono se encargaba de poner el agua. ¡Menuda genio! En esta parte puedes ver también dos condones llenos de agua colgando. Todo niño que se precie lo ha hecho alguna vez en su vida (o lo ha pensado), pero claro, si eres hija de un famoso banquero de Tokio y viuda del leader de los Beatles, esos condones cobran cierto interés. Si tienes tiempo, puedes ver una película en la que sale John Lennon solo y serio, y dura sólo 49 minutos. Muy interesante a la par que..¿divertido?

Que no, que a mi no me engañan, que la exposición de la Sra. Ono recibirá muchas visitas por ser quien es, o por gente despistada como yo que por casualidad pase por allí, pero que eso no es arte, eso son “cosas” que hace una persona en su casa, que tiene mucho tiempo libre y que no tiene sentido del ridículo para enseñarlas.

Publicado en Momentos de asueto | 7 Comentarios

Cuéntame cómo paso y la infidelidad de Antonio

InfidelidadBueno bueno bueno. Estoy anonada por los últimos acontecimientos en esta serie, bueno, más bien con las reacciones que he observado a mi alrededor sobre el último episodio. Soy seguidora y el jueves pasado, precisamente, no pude ver el capítulo. Me habían adelantado algo de la infidelidad, pero pensé que me querían tomar el pelo, simplemente no me “encajaba” (nada que ver con si era ético o no).

Pues sí, Antonio se acuesta con Paz, o Paz se acuesta con Antonio. He de decir, que después del peñazo de episodio de la semana anterior, en el que el Heredero entablaba amistad con una pirada que creía que podía volar y que le acaba robando la moto, el episodio del jueves pasado me ha gustado mucho. La trama estuvo genial, hubo humor y tensión sexual, como la vida misma.

Pero no voy a hablar del episodio en sí, sino de las reacciones que ha habido en Internet. Estoy Surprised. Comentarios que he leído: que si se me cortó la digestión de la cena del disgusto, que si no he pegado ojo pensando en la traición a Merche, que si no pude ver el capitulo y tuve que cambiar para no ver la escena, que si Antonio me ha decepcionado… Pero no solo los “fans” de la serie, sino que el propio director se “cortó” de incluir una escena en la que los adúlteros se besaban antes de pasar a conocerse bíblicamente. De hecho no sale ni un beso, ni se meten mano, ¡ni se ve nada de nada! Pero, ¿qué invento es esto? De hecho la escena del beso se rodó (al menos Imanol y Ariadna se llevan eso!) pero no se incluyó en el episodio porque era “muy fuerte”. Más fuerte es ver a Toñi Moreno meter la pata con sus comentarios fuera de lugar día si y día también, y ahí está la tía, cobrando del dinero público.

Pero vamos a ver, que las infidelidades pasan todos los días, y más a menudo de lo que pensamos. Yo entiendo que es “un palo”, que Antonio y Merche parece que son de nuestra familia (normal, son ya 15 temporadas!) pero… ¡que es una serie! ¡que no es verdad! Es ficción y sirve para entretenerse, para olvidarse de los 50 correos de tu bandeja de entrada del Outlook que has dejado sin contestar, de esos kilos de más, de que te tienes que teñir que ya se te ven las canas, de que tienes que empastarse esa muela… ¡no es para que te lleves un disgusto! Así que, relativizar amig@s, que la vida es muy breve para enfadarse con un personaje ficticio!

Publicado en Mis opiniones | 2 Comentarios

Desde algún lugar del universo

UniversoNunca mejor dicho. El universo. ¿Qué contiene? ¿Cómo es? ¿Por qué vemos estrellas? ¿Cuántas hay? Son preguntas que no te responden en el colegio. Siempre me ha picado la curiosidad, pero nunca he sabido cómo encontrar estas respuestas de una forma entendible para mi cerebro. Hasta hace unas semanas.

Situación: una buena cena, un chico con ganas de transmitir sus conocimientos, una chica con ganas de aclarar dudas y de aprender. Buenos amigos ellos. Ingredientes: un libro inusual que debería ser lectura obligatoria en algún momento de nuestra educación (“La Galaxia en un Campo de Fútbol”, de Juan Fernández Macarrón), entusiasmo y curiosidad, todo aliñado con algo de emoción y expectación.

¿Sabías que la luna no gira alrededor de la tierra, sino que serpentea? Igual que la tierra serpentea alrededor del sol. Nuestra galaxia tiene 100.000 millones de estrellas. El dato así no te dice nada, solo que son muchas, muchísimas, pero es algo que no te puedes imaginar, como cuando el premio del Euromillón es de 7 mil millones de euros, sabes que es mucho dinero, pero no te lo puedes imaginar. Para que te hagas una idea, 100.000 millones de estrellas sería algo así como vaciar 10.000 paquetes de azúcar de un Kg en un campo de futbol, siendo cada grano una estrella, y el campo de fútbol nuestra galaxia. Para alucinar, ¿a que si? Pues en el universo hay ¡100.000 millones de galaxias!, o sea, 100.000 millones de campos de fútbol con sus estrellas, planetas, satélites. Pero no llegaremos a conocerlos aunque inventen naves espaciales súper modernas de última generación, están a miles de años luz, por lo que tendríamos que vivir miles de años.

Ser capaz de imaginarme el tamaño de nuestra galaxia y entender que somos algo insignificante en el universo es algo que te da otro punto de vista, más relativo, menos egocéntrico, más creativo y soñador. ¿A qué ahora piensas que es imposible que no haya vida en otros planetas, en otras galaxias?

¡Qué importante es saber contar bien las cosas! Darle emoción, intriga, ir paso a paso, medir los tiempos y, sobre todo, ponerle ganas. Gracias por una noche llena de descubrimientos, emociones y sorpresas Smile

Publicado en Momentos de asueto | 2 Comentarios

En la ITV

itv-2Ayer tuve una experiencia que se podía calificar como de Expediente X”. Fui a pasar la ITV sin cita previa y, no solo me cogieron, sino que no tuve que esperar nada. Surprised

Yo soy de las personas que van retrasando lo de la ITV, no por picardía, sino por dejadez. ¡La he llegado a retrasar hasta 6 meses! Así con la tontería, le habré ganado algún año, pero eso no es lo que a mi importa. El retrasarlo supone no tener que ver como los hombres reciben diferente trato que las mujeres. He pasado la ITV unas 7 u 8 veces y siempre he visto como a los señores les dejan quedarse en su coche y seguir las instrucciones, mientras que a mí siempre me invitan a salir del coche Undecided

Es cierto que de las veces que he ido nunca he visto a más mujeres haciendo el trámite, y eso que en todas las ocasiones (menos ayer, oh yeah!) he tenido que esperar mucho, pero, ¿es casualidad o es un comportamiento machista habitual que siempre me inviten salir del coche para que se suba el inspector de turno? Nunca he visto que le digan a un señor: “si es tan amable de salir del coche”. Es como una norma no escrita. Ya me los imagino: si es hombre perfecto, si es mujer la invitamos a bajar del coche y tomamos las riendas, como príncipes salvadores que somos.

No, no, no.Yo quiero que me dejen hacerlo, aunque cuando me digan que toque el claxon no me acuerde de donde está, o cuando me digan que ponga las luces cortas deje las de posición, o cuando me digan que pise el freno tenga que pensar qué pedal es (vamos hombre, que todas estas cosas se hacen de forma automática y si te hacen pensar en ellas se te va!).

Estoy segura de que muchos hombres también se colapsan, porque, no nos engañemos, pasar la ITV, además de caro, es un brete: están comprobando la salud de tu coche, de tu compañero de viajes, que te ha visto reír, besar, cantar como si los cristales fueran opacos y el conductor del coche de al lado no pudiera verte… Durante la espera hasta que te dan el resultado y la dichosa pegatina (por cierto, es la primera vez que la pongo, y nunca me han multado, ahí lo dejo…) se sufre.

 

 

Publicado en Mis opiniones | 1 Comentarios